40 COSAS que JAMÁS debes hacerle a tu GATO 🐱 🚫

Índice
  1. ¿Qué produce la intoxicación por plantas en gatos?
  2. ¿Qué frutas y verduras no debe de ingerir nuestro gato?
  3. 15 cosas que nunca debes de hacerle a tu gato

Hoy en DeRazas.com te hablamos de 40 cosas que jamás debes hacerle a tu gato.

Empezaremos mostrándote 10 cosas que pueden matar a tu gato y que probablemente tienes en casa. Asegúrate de mantenerlas bien lejos de él.

  1. Es habitual que en las épocas de más calor el gato intente beber agua de cualquier sitio, especialmente si tiene un bebedero vacío. Si por un descuido has olvidado el cubo de agua con lejía que has utilizado para limpiar, puedes tener un grave problema. Algunos gatos adoran el olor de la lejía, lo que puede significar un problema grave para su salud. La lejía es muy nociva y puede causar problemas graves en su sistema digestivo, tales como vómitos, salivación excesiva y mucho dolor. Especialmente si vomitan, la lejía puede ser un terrible corrosivo.
  2. La aspirina es un medicamento para uso humano muy habitual, sin embargo, los efectos en nuestro gato pueden ser muy graves. Ante la ingesta de este fármaco, el gato podría padecer vómitos, hemorragias, úlceras y hasta perforaciones internas.
  3. La flor de pascua, típica en navidad, es tóxica para perros y gatos. Es muy recomendable mantenerla en un lugar inaccesible para nuestro felino. La salvia lechosa que ofrece esta planta causa vómitos y diarreas en pequeñas cantidades, pero en grandes dosis puede ser muy perjudicial.
  4. El chocolate contiene una sustancia tóxica llamada teobromina, un alcaloide que se obtiene del cacao y que estimula el sistema nervioso. Al contrario que ocurre con las personas, los felinos no son capaces de eliminar esta sustancia de su cuerpo con la misma facilidad, lo que se convierte en un agente tóxico para ellos. Solamente 6 gramos de chocolate por kilogramo de peso pueden ser mortales.
  5. Al igual que ocurre con las personas, el humo del tabaco propicia la aparición de cáncer en el gato. Si eres fumador, apuesta por tener las ventanas bien abiertas, por fumar en el exterior siempre que sea posible y por lanzar el humo hacia el techo. Es una buena idea ofrecer pescado crudo a nuestro gato, aunque nos hayan sobrado porciones de nuestro sashimi.
  6. El pescado crudo puede contener bacterias, muy dañinas para un gato que esté acostumbrado a comer pienso. Por otro lado, también debemos vigilar con las espinas, una de las primeras causas de perforación intestinal. Finalmente comentar que el consumo de determinados pescados, como el caso del atún, puede provocar un aporte excesivo de mercurio, muy dañino para los gatos.
  7. Es muy probable que tu gato se sienta atraído si observa las bolas de naftalina por el suelo. Si son ingeridas, estaremos ante un problema de salud muy serio, ya que dañan de forma muy grave al sistema nervioso. Pueden provocar vómitos, diarrea y hasta convulsiones.
  8. La pasta de dientes o dentífrico contiene una gran cantidad de elementos químicos como pueden ser el flúor o los abrasivos, como la sal. Concretamente el flúor es muy dañino y peligroso para la salud del gato. Puede causar alteraciones nerviosas, faltas de atención, ardor de estómago, vómitos y daños internos. A la larga puede hasta causar incontinencia y la muerte. Es muy importante evitar el acceso del gato a este producto.
  9. Los diferentes tipos de pinturas están compuestos por pigmentos, aglutinantes, disolventes, plastificantes y otros elementos. Todos ellos son dañinos para la salud intestinal de tu gato, pero los disolventes concretamente pueden causar alucinaciones, dolor interno muy intenso, convulsiones, epilepsia, coma y hasta arritmias cardíacas. Evidentemente cualquier tipo de veneno es muy perjudicial para la salud de tu mascota.
  10. Si tienes en casa gatos o perros nunca debes utilizar veneno para ratas, para caracoles o insectos ya que tus animales podrían verse afectados. Ingerir este tipo de producto puede causar una muerte muy dolorosa. Si tu gato se ha intoxicado debes acudir al veterinario cuanto antes para que ayuden a expulsar la sustancia tóxica de su cuerpo.

Recuerda que no es aconsejable intentar hacerle vomitar a un felino si no tenemos claro qué ha ingerido, ya que algunos productos como la lejía pueden actuar como peligrosos corrosivos en su boca. Acude al veterinario de urgencia si hace falta, la vida de tu gato está en riesgo si ha ingerido alguna de estas 10 cosas. Lo mejor que puedes hacer para evitar que tu gato se intoxique será mantener fuera de su alcance todos estos productos al igual que harías con un niño pequeño. No puedes esperar que el gato sepa identificar qué cosas son nocivas y cuáles no. Tú mismo debes velar por su seguridad en forma responsable.

gato en brazos de humano

Ahora que ya sabes que estas 10 cosas son muy peligrosas para tu gato, pasamos a enseñarte qué plantas debes mantener alejadas de tu gato al resultar tóxicas para él.

¿Qué produce la intoxicación por plantas en gatos?

En función del tipo de planta tóxica que nuestro gato haya ingerido o tocado, desarrollará una serie de síntomas u otros. Los trastornos y problemas de salud más comunes que producen en el felino son trastornos digestivos, trastornos neurológicos, trastornos cardíacos, dermatitis alérgica e incluso un fallo renal. Las plantas tóxicas más comunes que producen trastornos cardíacos, daños en el sistema digestivo o nervioso de nuestro gato son las siguientes.

gato intentando alimentarse de una planta

  1. Adelfa. Desarrolla principalmente problemas gastrointestinales, pero en función de la cantidad ingerida también puede presentar dificultad respiratoria, arritmias y paro cardíaco en los casos más extremos. Puede producir fiebre y somnolencia.
  2. Azalea. Aunque afecta principalmente al sistema digestivo, produciendo diarrea, vómitos y salivación excesiva, en pequeñas cantidades puede desarrollar además una falta de coordinación acompañada de alucinaciones. Ingerir cantidades más elevadas puede provocar daños digestivos agudos, dificultad respiratoria, alteración del ritmo cardíaco, convulsiones, hipertensión, incluso la muerte en los casos más graves.
  3. Dieffenbachia. Todas las partes de esta planta son tóxicas para los gatos, por lo que puede sufrir daños tras ingerirla o simplemente por contacto directo. Por contacto, la planta produce trastornos dermatológicos, tales como irritación, inflamación de la zona, enrojecimiento o ampollas. Su ingesta produce ardor bucal al instante, por lo que lo más usual es que el gato deje de comerla inmediatamente.
  4. Hiedra. Su ingesta produce tantos trastornos gastrointestinales como diarrea y vómitos, como espasmos y aceleración del ritmo cardíaco. Además, el simple contacto con la piel desarrolla en nuestro gato dermatitis y erupciones. En los casos más graves en los que se consume mayor cantidad de esta planta puede producir la muerte. Antes de explicar las 5 plantas restantes, no olvides suscribirte a nuestro canal para estar al día de todo lo que compartimos.
  5. Hortensia. Son tóxicas tanto las hojas como las flores, y los síntomas más comunes que presenta una intoxicación por esta planta son propios de los trastornos gastrointestinales, diarrea, vómitos y dolor abdominal. En función de la cantidad ingerida, puede afectar al sistema nervioso provocando problemas de motricidad, como falta de coordinación.
  6. Jacinto. Aunque son tóxicas, la parte más peligrosa para los gatos es el bulbo. Provoca trastornos digestivos como la irritación gastrointestinal, diarrea y vómitos.
  7. El lirio. Ingerir esta planta tóxica para gatos produce principalmente trastornos digestivos como diarrea, vómitos, dolor abdominal y malestar general. En los casos más graves puede provocar hipertensión e incremento de la presión arterial del felino.
  8. Marihuana. Se puede ver que su ingesta es altamente tóxica para el gato. Los síntomas que presenta serán falta de coordinación, vómitos, diarrea, babeo excesivo, convulsiones, incremento del ritmo cardíaco y en los peores casos coma.
  9. Flor de Pascua. Una de las plantas más comunes en los hogares durante el invierno y a la vez una de las más tóxicas para gatos. Si la inquiere puede producir trastornos digestivos que provocarán diarrea, vómitos y dolor abdominal. En caso de tener contacto directo con la savia de la planta, esta producirá irritación en la piel y ojos del felino, comezón y erupciones.
  10. Narciso. Todas las variedades del Narciso son tóxicas para los gatos en su totalidad. Por contacto la planta desarrolla irritación en la piel, mientras que ingerida produce problemas gastrointestinales como vómitos, diarrea aguda, inflamación y dolor abdominal.

¿Qué frutas y verduras no debe de ingerir nuestro gato?

Seguidamente vamos a desvelarte que frutas y verduras no debemos dar bajo ningún concepto a nuestro gato, ya que pueden afectar gravemente a su salud.

  1. Aguacates. Su alto contenido en grasas les convierte en una de las frutas prohibidas para gatos. El resultado de su ingesta puede ser una enfermedad denominada pancreatitis. Además, si algún gato se tragase el hueso o una parte de él podría sufrir una obstrucción intestinal. También se asocia su consumo a la aparición de problemas digestivos. Además, los aguacates contienen una toxina denominada persina, aunque rara vez afecta a los gatos.
  2. Uvas, pasas y grosellas. Las uvas y también las pasas o las grosellas son perjudiciales para los riñones de los gatos, pudiendo provocar un fallo renal agudo e incluso la muerte tan solo consumiendo una pequeña cantidad. De ahí que no debamos darles estas frutas ni añadirlas a ninguna receta que le vayamos a ofrecer.
  3. Naranjas, limones, mandarinas y pomelos. Los cítricos como las naranjas, los limones, las mandarinas o los pomelos se consideran frutas dañinas para los gatos por su acidez, que es lo que les puede provocar una irritación gástrica. De todas formas, no son frutas por las que estos animales se sientan especialmente atraídos.
  4. Manzanas, melocotones, ciruelas, peras y cerezas. La manzana es una fruta saludable para los gatos, pero la incluimos en el listado porque sus semillas contienen sustancias capaces de generar cianuro, que sí podría llegar a ser perjudicial para ellos. En concreto, el cianuro inhibe una enzima que es necesaria para el transporte del oxígeno entre las células. Por lo tanto, si se la ofrecemos, mejor que sean trozos limpios de cualquier semilla u hoja. Este mismo problema lo provocan también los huesos de otras frutas, como los melocotones, las nectarinas, las ciruelas, las peras, las cerezas o los albaricoques. Si quieres saber qué frutas sí están recomendadas para gatos, no te pierdas el vídeo que te dejamos en la tarjeta.
  5. Cebollas y ajos. Tanto la cebolla como el ajo contienen una sustancia denominada triosulfato, que se relaciona con la aparición de anemia hemolítica, un problema debido a la rotura de los glóbulos rojos que puede llevar a un desenlace fatal. Claro que para ello nuestro gato tendría que consumir grandes cantidades o pequeñas dosis a lo largo de mucho tiempo seguido. Además, las cebollas y los ajos pueden provocar diarrea y vómitos.
  6. Patatas. La patata es un tubérculo que contiene solanina, que resulta tóxica para los gatos, además de para las personas o los perros. La buena noticia es que puede eliminarse cocinando el alimento, así sí podrían ingerirla, pero en pequeñas cantidades. Las patatas les aportan sobre todo hidratos de carbono. En la tarjeta te dejamos un vídeo en el que te explicamos en detalle que debe comer un gato.
  7. Tomates. Aunque su aspecto no recuerda al de una patata, son de la misma familia, las solanáceas. Por ello, los tomates también contienen solanina, cuando todavía no están bien maduros y por eso pueden resultar dañinos para los gatos. Hay que tener cuidado también con la planta, pues si el gato tiene acceso a ella, podría masticar e ingerir sus hojas o tallos, que también contienen solanina.

15 cosas que nunca debes de hacerle a tu gato

Por último vamos a mostrarte 15 cosas que nunca debes hacer con tu gato si no quieres perjudicar su salud o su relación contigo.

gato jugando y rompiendo papel higiénico

  1. No respetar las libertades básicas del bienestar animal. Acoger a un gato requiere asumir la gran responsabilidad de garantizar su bienestar. Así, debes mantener a tu gato libre de sed, hambre, malnutrición, desconfort, dolor y enfermedad. Además, también debes dejar que se exprese y evitar que sufra miedo y estrés.
  2. No llevarlo al veterinario. Si tu gato se encuentra bien, debes llevarlo a la clínica veterinaria para hacer una revisión anual de forma preventiva para verificar que está sano y llevar al día su carta de vacunación y desparasitación. Además, si observas un cambio de conducta repentino en tu felino, deberás llevarlo a que lo revisen antes de que avance demasiado su posible patología.
  3. Castigarle o reñirle. Por más que sean situaciones que te hagan perder la paciencia, el castigo está totalmente contraindicado si se pretende educar a un gato. Tu felino no entiende el motivo de tu enfado, por lo que puede empezar a desconfiar y mostrar rechazo hacia ti. Además, sufrirá estrés y por tanto solo conseguirás empeorar la situación.
  4. No prestarle suficiente atención. Un gato es un animal social y juguetón que necesita hacer ejercicio. Por eso es necesario que le dediques tiempo cada día, ya sea para mimarlo o para jugar con él. Debéis pasar ratos de calidad juntos practicando actividades que le estimulen cognitiva y físicamente. En caso contrario, tu gato estará aburrido y con mucha energía acumulada, lo que hará que esté irritable, estresado y desarrolle problemas de conducta. Aquí arriba te dejamos un vídeo en el que te enseñamos 5 juegos para entretener a tu gato en casa. No te lo pierdas.
  5. No respetar sus límites. Aunque no lo hagas con mala intención, es probable que a veces seas demasiado cariñoso con tu minino hasta el punto de agobiarle. Muchas veces la mejor forma de demostrar a tu gato que le quieres es respetando sus límites, entendiendo cuándo está receptivo para que le des mimos y le cojas en brazos, cuándo quiere jugar o cuándo quiere estar tranquilo.
  6. Realizarle la desungulación. La desungulación es una intervención quirúrgica que consiste en amputar la última falange del dedo del gato, extirpando la parte ósea y articular, nervios y vasos sanguíneos que conforman los dedos del felino para que el gato no tenga garras. Esto se hace con la intención de que el animal no realice conductas consideradas molestas, como arañar y rascar objetos. Es una práctica cruel que tiene una fuerte repercusión negativa a nivel físico y emocional. Debes educar a tu gato para que pueda dirigir esas conductas a elementos más apropiados, como rascadores o juguetes.
  7. Humanizarlo y no dejarle ser un gato. Si tratas de comprender a tu gato desde un enfoque humano, surgirán muchos malentendidos que le confundirán y le harán sentir mal. Sus necesidades y las nuestras no son las mismas, por lo tanto, debes identificar si los lujos y obsequios que le das a tu peludo son realmente satisfactorios para él o si lo son para ti. Asimismo, debes entender que tu felino es un animal que tiene necesidades específicas de su especie, como arañar, jugar, maullar, etc. Deberás, mediante la guía adecuada y el refuerzo positivo, redirigir estas conductas a actividades más adecuadas.
  8. Divertirte haciendo que se sienta mal. A mucha gente le divierte poner a sus gatos en situaciones comprometidas para ver sus reacciones exageradas, asustándoles e incluso haciéndoles daño. Una situación muy cotidiana y nada recomendable es la de jugar a tu gato usando un puntero láser. Aunque pueda parecer divertido, este juego solo genera en él ansiedad y frustración. Los gatos siempre deben jugar con objetos que puedan atrapar.
  9. No abandonarle. Algunos propietarios no toman conciencia de la gran responsabilidad que implica tener un gato, y cuando se cansan de él, terminan abandonándolo a su suerte. Muchos de estos animales fallecen al no sobrevivir solos o acaban en un refugio, el cual a duras penas puede atender todas las necesidades de los animales que acogen.
  10. No educarlo. La educación es una parte esencial para la convivencia agradable con un pelino, ya que así tu peludo no aprenderá hábitos que pueden suponerle una molestia, como por ejemplo morder y rascar los muebles. Los gatos con una orientación adecuada y un refuerzo positivo son capaces de aprender las normas del hogar y a comportarse de forma correcta. Aquí arriba te dejamos un vídeo en el que te damos consejos para educar a un gato.
  11. Fumar estando con él. El humo no es solo perjudicial para tus pulmones, sino también para los pulmones de tu menino. Puede desarrollar serios problemas de salud en él si lo inhala constantemente. Además, con su necesidad de acicalarse lamiéndose el pelaje, el peludo ingiere con su lengua todas las partículas tóxicas que se desprenden del cigarro y se adhieren a su mano.
  12. Tenerlo como un juguete. En algunos hogares se acogen gatos con la intención de que sean distracciones para los más pequeños de la casa, como si de un peluche se tratara. Por eso es necesario explicarles a los pequeños la importancia del respeto hacia los animales, así como supervisar las sesiones de juego con ellos.
  13. Darle alimentos inapropiados. Puede que a veces te apetezca consentir a tu gato con comida, más si te lo está pidiendo con cara de deseo. Ahora bien, darse un que alimentos inapropiados como chocolate o galletas para humanos perjudicará a largo plazo su salud. Si quieres ofrecerle a tu peludo algo más adecuado, puedes comprarle toda clase de premios, comida húmeda y alimentos aptos para él que no perjudicarán su salud.
  14. Exponerle a ruidos fuertes o molestos. Los gatos tienen una audición muy aguda, de manera que es muy estresante para ellos estar expuestos constantemente a ruidos fuertes. Por eso tu gato debe tener una zona en el hogar donde pueda descansar tranquilo sin estar expuesto a ruidos molestos. De igual manera, no es para nada aconsejable que tu gato lleve un cascabel, ya que su sonido es muy agobiante para él.
  15. Vestirlo con accesorios molestos. Cada vez son más los accesorios y prendas disponibles en tiendas para vestir a tu gato. Si estás pensando en adquirir alguno de estos productos, debes valorar hasta qué punto los apreciará tu menino. Probablemente no va a querer vestirse con elementos incómodos y perjudiciales para él. Antes de comprar un accesorio para tu gato, asegúrate siempre de que no le limita la movilidad. Le permite acicalarse con normalidad y no le roza ni provoca ningún daño.

Cuéntanos, ¿sabías que todas estas cosas son peligrosas para los gatos? ¿Conoces más cosas que son malas para los gatos? Cuéntanoslas en la caja de comentarios. ¡Hasta la próxima!

Soy Sonia Monteagudo, una veterinaria apasionada y comprometida con el bienestar de los animales. Desde que era niña, siempre he sentido una gran conexión con los animales y supe que quería trabajar con ellos. Después de graduarme en la facultad de veterinaria, he trabajado incansablemente para ayudar a las mascotas y animales salvajes de todas las edades y tamaños. Tengo una amplia experiencia en el diagnóstico y tratamiento de enfermedades, cirugía y cuidado preventivo, y me dedico a educar a los dueños de mascotas sobre la importancia de mantener una buena salud y nutrición para sus animales.

En mi tiempo libre, disfruto paseando con mis propios perros y también me dedico a trabajar en proyectos de voluntariado para ayudar a los animales necesitados. Me enorgullece ser una profesional amable, comprometida y con gran experiencia, y siempre me esfuerzo por brindar la mejor atención posible a cada animal que llega a mi consulta. Me encanta mi trabajo y no podría imaginarme haciendo otra cosa. Ver a un animal sano y feliz es la mejor recompensa que puedo recibir.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a 40 COSAS que JAMÁS debes hacerle a tu GATO 🐱 🚫 puedes visitar la categoría Cuidados.

Quizá te interese también:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información básica sobre protección de datos Ver más

  • Responsable: DeRazas.Com.
  • Finalidad:  Moderar los comentarios.
  • Legitimación:  Por consentimiento del interesado.
  • Destinatarios y encargados de tratamiento:  No se ceden o comunican datos a terceros para prestar este servicio. El Titular ha contratado los servicios de alojamiento web a Banahosting que actúa como encargado de tratamiento.
  • Derechos: Acceder, rectificar y suprimir los datos.
  • Información Adicional: Puede consultar la información detallada en la Política de Privacidad.

Subir

DeRazas.Com utiliza cookies, tanto propias como de terceros para recopilar información estadística sobre su navegación y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, generada a partir de sus pautas de navegación. Para continuar, tiene que aceptar su uso. Leer más.

Está Web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento.Al hacer clic en el botón aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.      Más información
Privacidad